martes, 18 de agosto de 2009

CLUB SAHLOM AGOSTO







1. OBJETIVO: Incentivar e inculcar la visión de Tierra Santa en la vida de nuestros discípulos.

2. FECHA SUGERIDA:

3. RECOMENDACIONES:

• Invitar al Club Shalom en las diferentes reuniones.
• Realizar una “Crónica de un Peregrino”, es como realizar una historia sobre su vivencia desde el momento en que empezó a escuchar de esta tierra y su proceso de enamorarse de la visión de Israel, como también su viaje de peregrinación y la obra de amor que Dios realizó en su vida en esta tierra. (si se puede grabarlo en video, utilizar las fotos de la peregrinación, usar de recursos para recrear la crónica)
• Realizar una cartelera distrital con fotos de los peregrinos que subieron a Jerusalén.
• Decoración: Mesa con Implementos de Israel y preparada para los alimentos que fueron traídos de Israel por los peregrinos para este día.
• Comité de bienvenida. Los asesores del Club Shalom, elegantemente vestidos.
• Un recordatorio de una tarjeta de invitación de Papá Dios con la promesa de regresar a su casa. (Isaías 51:11)
• Enseñar a los asistentes pasos básicos de una danza hebrea sencilla.
• Para la decoración hacer una réplica del muro, o la tumba vacía o Getsemaní.
• Compartir un refrigerio. Traído por cada peregrino.

4. PROGRAMA:

5 Min. Saludo de bienvenida y oración.
40 Min. Alabanza con canciones alegres de Israel.
10 Min Enseñar pasos básicos de una danza hebrea.
10 Min. Presentación de video de la Crónica.
20 Min. Tema. “Sean prosperados los que te aman”
15 Min. Oración Teoterápica. (En este tiempo orar llevando a los asistentes a la réplica que se haya elaborado de algún lugar de Jerusalén, y desde allí orar)
10 Min. Compartir Refrigerio.


5. TEMA: “SEAN PROSPERADOS LOS QUE TE AMAN”.

INTRODUCCION:
Nuestro amor por Jerusalén lo podemos manifestar de varias maneras. En la biblia encontramos el ejemplo de varios hombres y mujeres que nos enseñan como amar lo que Dios ama, en este caso la tierra de Israel: se trata del rey David, quien a través de su cántico en el salmo 122 nos muestra cómo hacerlo y como este hecho trae bendición y prosperidad sobre nuestras vidas.


DESARROLLO:

1. Gozándonos con los peregrinos que suben a visitarla
(Salmo 122:1)
Complacencia y alegría tiene todo aquel que ama a Jerusalen cuando se anuncia una peregrinación, se comparte con aquel que quiere subir y se encamina hacia Jerusalen, porque sabe que quien sube a la casa de Dios tendrá un toque especial de Él en esta tierra (Isaías 66:10ª)

2. Teniendo gran estima por la Ciudad Santa (salmo 122:3-5)
La ciudad de Jerusalén ha sido destruida muchas veces y aunque no ha quedado piedra sobre piedra, se levanta una y otra vez y persiste hasta hoy muy hermosa y floreciente. La razón, allí se encuentran las sillas del juicio, los tronos de la casa de David; Dios está en medio de ella y se cumple lo dicho por el profeta Isaías (Isaías 33:20), que no sería desarmada ni arrancadas sus estacas, ni rotas sus cuerdas.

3. Preocupándonos por esta ciudad.

a. Pidiendo por la paz de Jerusalén incluye el que oremos por las relaciones gubernamentales del país, por quienes lo dirigen, por las familias israelitas para que hallen el descanso o reposo que ofrece El Señor Jesucristo y el cual todavía muchos no lo disfrutan, por su paz dentro de sus muros y calles; esto nos debe llevar a elevar todos los días una oración por esta ciudad y por sus habitantes, declarando la paz de Dios sobre ellos.
b. Buscando el bien de Jerusalén. La peregrinación es una manera como nuestra familia en la fe busca el bien para esta tierra, a través de los ingresos que recibe el país por cada uno de los peregrinos que cada año sube a dar gracias a Dios en Israel. Usted puede ser un instrumento para el bien de Israel.

APLICACIÓN TEOTERAPICA:


Amar a Jerusalén es el primer paso que debe dar quien quiere subir a visitarla. Fruto de ese amor, nace la oración por esta tierra hermosa, pidiendo la paz sobre ella y sus habitantes; como resultado se cumplirá en nuestra vida la promesa dada en este salmo y por parte de Dios vendrá prosperidad y la bendición de pisar su tierra y regocijarnos en el amor de Dios en su casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada